No hay  duda que el cambio climático afecta a la agricultura. Para nosotros es un desafío y buscamos semillas que sean resistentes, dijo James Collins, CEO de Corteva, la nueva jugadora global en la industria de las semillas.