La OMS dio un paso hacia la legitimación del concepto con la inclusión del  desorden del comportamiento sexual compulsivo en su clasificación internacional de enfermedades.