La crisis de los niños inmigrantes separados de sus padres en Estados Unidos recuerda a la errática respuesta de George W. Bush tras el huracán de 2005, según la ex directora de The New York Times.