Empezó a jugar en Huracán luego de la muerte de su primer hijo, Bastian. Era mucama en un hotel cinco estrellas pero lo dejó para jugar en Defensores, donde no cobra ni un viático. El fútbol es algo que necesito para estar bien, cuenta.