Desde esta semana decidieron que sólo los que provengan de Brasil, Chile y Estados Unidos deberán cumplir con ese protocolo. El resto debe quedarse aislado en la casa. El argumento es que los hoteles están saturados y como en la Argentina hay cuarentena obligatoria deben cumplirla.